George Bernard Shaw

“La democracia sustituye el nombramiento hecho por una minoría corrompida, por la elección hecha merced a una mayoría incompetente.”
Loading...

Where Is The Love - David Guetta

miércoles, 21 de abril de 2010

Qué son los gases de efecto invernadero


El dióxido de carbono no es el único de estos elementos involucrados en el cambio climático


Conocidos por su influencia en el calentamiento global, los gases de efecto invernadero (GEI) no son en realidad un problema. Resultan imprescindibles para mantener la temperatura del planeta, pero la actividad humana ha aumentado su número y ha alterado su equilibrio natural. El dióxido de carbono (CO2) es el más conocido, pero no es el único: el vapor de agua, el metano, el ozono y otros gases con nombres más difíciles de pronunciar, como el trifluorometano, son también compañeros de grupo. Los científicos reconocen que hacen falta más investigaciones para entender por completo el funcionamiento de estos gases y su efecto real en el cambio climático.


Los GEI constituyen un elemento esencial para la vida: sin ellos, el planeta sería un bloque de hielo. Si en un invernadero la cobertura plástica evita la pérdida del calor y conserva una temperatura estable, en la Tierra estos gases consiguen un efecto similar. Su presencia en la atmósfera permite beneficiarse de parte del calor que envía el Sol. De ahí su nombre.

Especies a punto de extinguirse


La lista de seres vivos que podrían desaparecer en los próximos años ha aumentado en todo el mundo.


Las pruebas científicas de una grave crisis de desaparición de especies van en aumento. Cada vez son más los seres vivos que se encuentran al borde de su extinción, como señala la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Especies tan carismáticas como el lince ibérico, el oso polar, el atún rojo o el orangután de Borneo podrían desaparecer en pocos años si no se toman iniciativas urgentes y eficaces. Los consumidores pueden también asumir diversas medidas que contribuyan a la recuperación de estos seres vivos.


La Lista Roja de la UICN establece tres categorías de especies amenazadas antes de su consideración como extinta en estado silvestre. Un ser vivo se encuentra "en peligro crítico" cuando su población ha caído entre un 80% y un 90% en la última década o en tres generaciones, y/o su número es menor que 250 individuos maduros.


Los océanos se mueren: los consumidores pueden salvarlos


Los océanos están al borde del colapso. La sobrepesca, la erosión, la contaminación, el cambio climático o el aumento de especies invasoras son algunas de sus principales amenazas. Algunos expertos aseguran que, de seguir así, la disminución de la vida en el mar podría ser drástica en los próximos años. Los consumidores pueden actuar en varios aspectos para cambiar esta tendencia y conservar la riqueza oceánica.


El 80% de las zonas pesqueras del mundo están sobreexplotadas o en proceso de recuperación, según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La amenaza de extinción se cierne sobre algunas de las especies más apreciadas. La anchoa o el atún rojo podrían tener los días contados. Grandes depredadores, como los tiburones, son presa de la pesca de descarte, que sólo busca sus aletas y arroja al mar el resto del animal muerto.

Coches híbridos conectables


Los coches híbridos conectables (PHEV) pretenden sacar partido a lo mejor de los motores de combustión y las baterías eléctricas. En principio están pensados para funcionar como coches eléctricos, y de hecho pueden recargarse de electricidad en cualquier enchufe, a diferencia de los híbridos convencionales. Pero si necesitan un apoyo energético extra, pueden recurrir también a su motor de gasolina o diésel normales. Cada vez más países apoyan el desarrollo y la compra de este tipo de tecnologías híbridas y eléctricas. Estados Unidos ha dado la mejor acogida a estos vehículos, pero las principales compañías automovilísticas pretenden vender sus nuevos modelos híbridos conectables en todo el mundo.


Las ventajas económicas y medioambientales de los PHEV son varias, según sus defensores. El coste de la electricidad para alimentar las baterías de estos coches se ha estimado en menos de un cuarto del coste de la gasolina.

La tecnología se viste de verde

En una década, se ha pasado de hablar a chatear, de pensar a procesar, de borrar a resetear, de enlazar a linkar y de pulsar a hacer clic. El número de grandes y pequeños aparatos electrónicos se ha triplicado en los hogares en las últimas tres décadas. Utilizarlos de forma ecológica no sólo contribuirá a alargar su vida útil, sino también a reducir la factura de la electricidad. Por no hablar del medio ambiente, que agradecerá la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) causantes del cambio climático y el control de componentes tóxicos que contaminen la naturaleza.

La primera regla para utilizar la tecnología de forma ecológica es controlar el consumo y mantener encendidos los aparatos eléctricos sólo cuando se utilizan. Parece una obviedad, pero no lo es: los principales "vampiros" eléctricos, los dispositivos stand by, consumen energía las 24 horas del día, aunque el aparato en cuestión se mantenga apagado

Siguen los ataques contra el DDT

Desde el momento en que en 2006 la Organización Mundial de la Salud revirtió la prohibición del DDT impuesta por los ecologistas, los eco-activistas se lanzaron a diseñar nuevas formas de demonizar al insecticida salvador de vidas en un intento de salvar su decaída reputación

Su último esfuerzo involucra alabar un nuevo estudio que supuestamente relaciona la exposición al DDT de jóvenes adolescentes con futuros cánceres de mama en la madurez. El estudio fue realizado por investigadores en la Escuela de Medicina del Hospital Mount Sinai de Nueva York –una institución de oscura fama por su alarmista investigación sobre el amianto y los trabajadores de rescate en las Torres Gemelas el 11 de Septiembre 2001.

El estudio fue llevado a mi atención gracias a una carta de John Peterson Myers publicada en el Wall Street Journal el 25 de agosto pasado, titulada “Basta de Empujar al DDT.” Los aficionados a los miedos en la salud pública recordarán que Myers fue el co-autor dellibro de 1996, “Nuestro futuro robado,” que fomentó los miedos acerca de las sustancias químicas en el ambiente que causarían todas las enfermedades desde cáncer hasta déficit en la atención.

Calentamiento Global, Arma de Destrucción Masiva


Asimismo, realizando sus tareas como jefe de inspectores de armas en Irak, Hans Blix dijo: "Para mí la cuestión del medio ambiente es más preocupante que la de la paz y la guerra. Tendremos conflictos regionales y uso de la fuerza, pero ya no creo que ocurran conflictos mundiales. Pero el medio ambiente, ése sí es un peligro agudo y creciente. Estoy más preocupado por el medio ambiente que por algún conflicto militar de envergadura." Sir John Houghton, co-presidente del panel intergubernamental sobre cambio climático, concuerda. " El calentamiento global ya nos ha caído encima" dijo, "El impacto del calentamiento global es tal que no tengo dudas de describirlo como un arma de destrucción masiva.

El aumento de los niveles de dióxido de carbono en los océanos podría amenazar la salud de varios organismos marinos, comenzando con el plancton, en la base de la cadena alimenticia.

:)

Imanes